Otro gas de invernadero, CH4, el metano es producido principalmente a través de procesos anaeróbicos tales como los cultivos de arroz o la digestión animal. Es destruida en la baja atmósfera por reacción con radicales hidroxilo libres (-OH). Como el CO2, sus concentraciones aumentan por acción antropogénica directa e indirecta.

Concentración de Metano Atmosférico Global hasta 2017
Concentraciones mensuales de metano (círculos pequeños) desde 1983 al 2017, el promedio como curva sólida. Gráfico de NOAA Climate.gov basado en datos de NOAA ESRL.
  • Fuentes: naturalmente a través de la descomposición de materia orgánica en condiciones anaeróbicas, también en los sistemas digestivos de termitas y rumiantes.
  • Antropogénicas: a través de cultivos de arroz, quema de biomasa, quema de combustibles fósiles, basureros y el aumento de rumiantes como fuente de carne.
  • Sumidero del Metano: reacción con radicales hidroxilo en la troposfera y con el monóxido de carbono (CO) emitido por acción antropogénica.

En el 2003, un estudio de las ciénagas del Ártico mostraron un aumento fuerte de emisiones de metano desde 1970, otros estudios posteriores en Siberbia confirmaron que estaba sucediendo en todo el área. Aunque los científicos dudaron en establecer conclusiones generales, pero la evidencia se ha acumulado y en la medida que el calentamiento de la atmósfera aumente, para medidos del siglo XXI, la tundra que se descongela será una fuente sustancial de gases de invernadero para la atmósfera. Referencia

Fuentes y sumideros de Metano naturales y antropogénicos
Fuentes y sumideros de Metano naturales y antropogénicos

Para aquellos que hemos seguido el tema del cambio climático por un tiempo, el gas invernadero Metano siempre ha sido el elefante en la habitación. Es uno de los de mayor abundancia y en especial es un gas problemático porque en proporción el CH4 atrapa 28 veces más calor que su equivalente de CO2 y 32 veces si se considera su interacción con aerosoles. En la época presente el metano es aproximadamente el 20% de los gases de invernadero que se producen por acción humana. Extrañamente dejó de crecer entre 1999 y 2006, pero no duró, ahora hemos llegado a nuevos récords en niveles. Aparentemente el crecimiento se debe a emisiones a partir de la agricultura y humedales de los trópicos.

Lo que siempre ha preocupado, porque es una posibilidad, es que el calentamiento global iniciara la liberación rápida de enormes cantidades de metano desde el Ártico debido al descongelamiento del permafrost e hidratos de metano bajo las aguas. Esta liberación de gases podría gatillar un calentamiento apocalíptico.
Aunque no suceda, el metano es muy importante, tiene un ciclo de vida más corto que el dióxido de carbono, pero como ya se mencionó un potencial de calentamiento global muy superior, lo que implica que controlar el metano pudiera ayudar a reducir el calentamiento el cosa de 20 a 30 años.

Fuentes en línea

After 2000-era plateau, global methane levels hitting new highsRebecca LindseyMichon Scott

Methane monitoring at NOAA Earth System Research Laboratory

The Stable Isotope Laboratory at the Institute for Arctic and Alpine Research

Chemistry research group at CIRES

Metano en la atmósfera (1989 - 2009)
Metano en la atmósfera (1989 – 2009)

Referencias

Dlugokencky, E. J., Nisbet, E. G., Fisher, R., & Lowry, D. (2011). Global atmospheric methane: budget, changes and dangers. Philosophical Transactions of the Royal Society of London A: Mathematical, Physical and Engineering Sciences, 369(1943), 2058–2072. https://doi.org/10.1098/rsta.2010.0341

Dlugokencky, E. J., Masarie, K. A., Lang, P. M., & Tans, P. P. (1998). Continuing decline in the growth rate of the atmospheric methane burden. Nature, 393(6684), 447–450. https://doi.org/10.1038/30934

Gao, X., Schlosser, C. A., Sokolov, A., Anthony, K. W., Zhuang, Q., & Kicklighter, D. (2013). Permafrost degradation and methane: low risk of biogeochemical climate-warming feedback. Environmental Research Letters, 8(3), 35014. https://doi.org/10.1088/1748-9326/8/3/035014

Kirschke, S., Bousquet, P., Ciais, P., Saunois, M., Canadell, J. G., Dlugokencky, E. J., … Zeng, G. (2013). Three decades of global methane sources and sinks. Nature Geoscience, 6(10), 813–823. https://doi.org/10.1038/ngeo1955

Nisbet, E. G., Dlugokencky, E. J., Manning, M. R., Lowry, D., Fisher, R. E., France, J. L., … Ganesan, A. L. (2016). Rising atmospheric methane: 2007–2014 growth and isotopic shift. Global Biogeochemical Cycles, 30(9), 2016GB005406. https://doi.org/10.1002/2016GB005406

O’Connor, F. M., Boucher, O., Gedney, N., Jones, C. D., Folberth, G. A., Coppell, R., … Johnson, C. E. (2010). Possible role of wetlands, permafrost, and methane hydrates in the methane cycle under future climate change: A review. Reviews of Geophysics, 48(4), RG4005. https://doi.org/10.1029/2010RG000326

Schaefer, H., Fletcher, S. E. M., Veidt, C., Lassey, K. R., Brailsford, G. W., Bromley, T. M., … White, J. W. C. (2016). A 21st-century shift from fossil-fuel to biogenic methane emissions indicated by 13CH4. Science, 352(6281), 80–84. https://doi.org/10.1126/science.aad2705

Schwietzke, S., Sherwood, O. A., Bruhwiler, L. M. P., Miller, J. B., Etiope, G., Dlugokencky, E. J., … Tans, P. P. (2016). Upward revision of global fossil fuel methane emissions based on isotope database. Nature, 538(7623), 88–91. https://doi.org/10.1038/nature19797

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.