El vapor de agua es un constituyente vital de la atmósfera, en promedio 1% por volumen, aunque con variaciones significativas en las escalas temporales y espaciales.

Por su abundancia es el gas de efecto invernadero de mayor importancia, jugando un rol vital en el balance energético global de la atmósfera. La extensión real de su efecto se ha debatido bastante.

Vapor de agua y el calentamiento global
Vapor de agua y el calentamiento global

Utilizando datos satelitales de la NASA, los investigadores han estimado de manera más precisa que nunca el efecto invernadero del agua en el aire, validando su rol como un componente crítico del cambio climático.

Los datos muestran que en la medida que la temperatura superficial aumenta, también lo hace la humedad atmosférica, por lo tanto, las emisiones de gases invernadero a la atmósfera hace que ésta se ponga más húmeda y como el vapor de agua en sí mismo es un gas de efecto invernadero, el aumento de humedad amplifica el calentamiento producido por el dióxido de carbono.

Información sobre efectos de la nubosidad.

Ver fuente: http://www.nasa.gov/topics/earth/features/vapor_warming.html

Vapor de agua, calentamiento global
Vapor de agua, calentamiento global

5 comentarios

  • Victor Morel

    al aumentar el vapor de H2O no actuaría también el efecto sombra con la formación de nubes enfriando la superficie?

    • Pablo

      El vapor de agua en la atmósfera se encuentra de dos maneras:
      -en zonas saturadas de vapor se forman nubes, que como vos decís, aumenta la reflexión del espectro solar (aumenta el “albedo”), por lo tanto tienen efecto de enfriamiento.
      -en toda la atmósfera en general, sin que se vea a simple vista, siempre hay agua disuelta (porque el aire es hidrófila), y es de esta forma que tiene efecto invernadero: porque deja pasar las radiaciones solares que calientan la superficie terrestre, y luego cuando ésta emite infrarrojos, el vapor impide su salida al espacio exterior.

      • Ernesto Crivelli

        Si, pero se hacen los boludos, los datos existentes no permiten evaluar realmente el balance entre los dos efectos. Es poco serio científicamente usar el masomenímetro. La variación de la nubosidad está influida por diversos parámetros, algunos antrópicos como el aumento de la desertificación y el polvo en suspención, otros de dificil medición (y por ahora de imposible pronóstico) como la radiación cósmica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.