Actividad Volcánica

La actividad volcánica es un ejemplo de un mecanismo de forzamiento interno y tienen un impacto importante en el fenómeno de cambio climático.

Las erupciones volcánicas, por ejemplo, inyectan grandes cantidades de polvo, cenizas, gotas de aerosoles y dióxido de azufre a la atmósfera superior (la estratósfera) en forma gaseosa.

Las cenizas caen de la estratósfera rápidamente (la mayor parte desaparece en el curso de días a varias semanas) y tienen poco impacto en el cambio climático, pero gases volcánicos como el dióxido sulfúrico, causa enfriamiento global y el dióxido de carbono volcánico, potencia el calentamiento global.

El impacto climático más importante de los gases volcánicos inyectados a la estratósfera es consecuencia del dióxido de azúfre que se convierte en ácido sulfúrico que se condensa y forma aerosoles finos de sulfato. Tienen la capacidad de reflejar la radiación solar de vuelta al espacio, lo que, como es de esperar, enfría la tropósfera (zona baja de la atmósfera terrestre). Se mantienen en esa zona de la atmósfera por varios años, gradualmente esparciéndose por todo el globo.

La contaminación volcánica resulta en reducciones de la iluminación solar directa (puede llegar a un 5 ó 10%) y generan bajas considerables de temperatura a nivel global. Varias erupciones en el siglo pasado causaron bajas de la temperatura superficial de hasta medio grado Fahrenheit por periodos de uno a 3 años.

¿Los volcanes, generan más CO2 que las actividades humanas?

Muchas veces se comenta que el CO2 emitido por los volcanes es mayor que la emisión humana y, por lo tanto, no podemos afectar el problema. ¿Será correcto?

La respuesta es categóricamente NO.

Las emisiones volcánicas se calculan que están entre 0.15 y 0.26 gigatoneladas (billones de toneladas métricas) de CO2 por año. Las emisiones humanas de CO2 en el 2013 fueron de 36 gigatoneladas, o sea, por lo menos, 138 veces mayores al estimado más grande de emisiones volcánicas!

Las estimaciones y mediciones están en constante ajuste y hay algo de incertidumbre en los datos, pero no hay duda entre los expertos en el tema de emisiones volcánicas que las emisiones humanas de dióxido de carbono son abrumadoramente más grandes que las volcánicas.

Vulcanismo

Vulcanismo